Saltar al contenido

¿Por qué los gatos toman el sol?

gato tomando el sol en una silla al lado de la ventana

¿Alguna vez has visto a tu gato acostado debajo del único rayito de sol que hay en tu hogar? Podemos pensar que con todo ese pelaje… ¿para qué ponerse debajo del sol y calentarse? pero a ellos les encanta dormir bajo el sol.

¿Por qué los gatos toman el sol?

Los gatos toman el sol porque se sienten cálidos y seguros antes de dormir, para ellos es una sensación relajante sentir el sol en su pelaje. Estas son las razones. 

Equilibra su temperatura corporal.

La temperatura corporal de los gatos desciende cuando duermen ya que su cuerpo se mantiene relajado y sin energía. Por esta razón ellos compensan esta diferencia de temperaturas durmiendo en zonas cálidas donde pueden recibir los rayos del sol directamente.

gato cachorro grisaceo tomando el sol el campo

Esta retención de calor también les es útil cuando duermen en la noche. Cuando la temperatura del ambiente desciende, aún tendrá suficiente calor en reserva para mantenerse cómodo.

Debemos recordar que los gatos tienen una temperatura corporal más alta que nosotros, por lo que toleran mejor el calor.

Alivia el dolor.

En los gatos mayores el calor del sol le ayuda a aliviar dolores de manera temporal como la artritis y otras aflicciones. 

gato tomando el sol tumbado en las piernas de una mujer embarazada

También le ayuda a matar gérmenes, hongos y bacterias y le ayuda a sanar heridas. Por esta razón los veterinarios recomiendan que los gatos y las mascotas en general reciban de 20 a 40 minutos de luz solar al aire libre.

Tomar el sol es una fuente de vitamina D

Los rayos del sol estimulan la producción de vitamina D la cual es excelente para los huesos y eficaz contra el reumatismo, una enfermedad muy común en los gatos.

Ten precaución, ¡Los gatos pueden sobrecalentarse!

El sol les ofrece muchos beneficios a los gatos siempre y cuando lo disfruten con moderación, y esto es algo que debes tener en cuenta porque los gatos pueden sobrecalentarse por accidente. 

Esto los llevaría a sufrir de deshidratación, insolación, quemaduras y riesgos asociados con los rayos UV, especialmente en gatos con poco pelaje.

Los síntomas de un golpe de calor en gatos son:

  • Sudoración en las almohadillas de las patas
  • Jadeos para equilibrar la temperatura del cuerpo
  • Salivación excesiva
  • Inquietud
  • Respiración rápida
  • Vómito
  • Letargo
  • Boca y lengua roja

Los gatos blancos necesitarán una atención extra ya que su pelaje no ofrece suficiente protección a la piel no pigmentada, y los rayos del sol podrían causar inflamación y lesiones.

Asegúrate de que tu gato tenga agua fresca y sombra disponible y evita que tome sol en un área muy calurosa, especialmente en verano. Si tu gato sufre de un golpe de calor lo mejor es que acudas a un veterinario.

Todo se trata de equilibrio.

Debes tener cuidado de que tu gato no se sobrecaliente. Sin embargo, muy poco sol puede ser perjudicial para ellos, en especial en época de invierno. 

Así que asegúrate de que tu gatito tenga forma de mantenerse caliente en esos días, ya sea con una lámpara, calefacción, una chimenea, o lo que sea que tengas en casa.